viernes, 10 de octubre de 2008

Hijos de Puta.


Lo siento. No me sale otro epíteto. Tengo la costumbre de empezar el día escuchando las noticias mientras desayuno. No se porqué escucho las noticias. Más o menos todos los días es lo mismo, lo sé, pero yo aun así sigo escuchando las noticias. Quiero saber qué pasa en el mundo. O al menos lo que quieren que sepamos que pasa por el mundo.

Esta mañana se me atraganta la tostada (con mantequilla, a veces con un poco de miel por encima y cola cao con leche fría) cuando oigo a un tal Guillermo Chicote, reelegido presidente de la Asociación de Promotores y Constructores españoles, refiriéndose al precio de la vivienda (¿Hay un ministerio de esto, verdad? ) "Que nadie espere que bajen un 30% ó un 40%, antes se los regalo al banco."

Claro que sí. Al amigo todos los favores que quiera. Al que se las ve y se las desea todos los dias, no; al currante, no; al parador, tampoco. Al ciudadano, no. Ni por asomo. A ese nada de nada. Vamos a ese... A ese los perros. Que se vaya a vivir a debajo del puente. Y lo dice asi, de tranquilo, reconociendo que el sector en el que trabaja ha vivido en la opulencia...

Mira que me caen bien los agricultores. Nunca compro verduras, ni frutas ni hortalizas en grandes superficies. Tanto intermediario encarece el precio del producto. Yo lo se. Ellos lo saben y cuando quieren protestar ¿que hacen? Regalan la fruta por la calle; la peña se pelea por un pepino y se empujan unos a otros por un melón. Pero no verás a un agricultor regalando sus zanahorias al Carrefuá o al Jeroski, que es a fin de cuentas el que ha comprado su producción.No. El currante piensa en sí mismo, en el que es de su misma condición, piensa en el prójimo.

Yo que he trabajado en el campo, poco, pero he trabajado en el campo y les aseguro que el único trabajo de campo que merece la pena es la observación de las aves.

El que vive en la opulencia piensa en sí mismo, en su comodidad y en el capital, en los bancos. Y si y tuviera que regalar algo, a los colegas, a devolver favores. El Capital.

Eso sí, piensa Don Guillermo, Nota Mental: Que no me olvide de pedir al Gobierno subvenciones públicas, de esas que, a fin de cuentas, paga todo el mundo, todos los ciudadanos. Que no se me olvide, que no se me olvide... Que lo estoy pasando muy malamente...

Pues a mi me gustaría que le dieran la subvención que quisiera. Se lo digo en serio, que le den el dinero que necesite, con un interés como el de las Hipotecas, al tanto por ciento del Euribor ese (ese que es imposible que suba más pase lo que pase), y que se revierta ese interés en los ciudadanos. Luego habrá que lucharlo con los politicos de mierda que hay en este Reino, pero que le den el dinero y que luego page. Que page con creces.

Cuánto Hijo de puta hay por ahi suelto.

***

De entre las varias acepciones de Chicote me quedo con la de Látigo: Azote largo, delgado y flexible, de cuero, cuerda, ballena u otra materia, con que se aviva y castiga sobre todo a las caballerías especialmente. Se que uds están pensando en lo mismo que yo. Reprímanse, no me sean salvajes...

4 comentarios:

olga dijo...

Por esa misma razón no escucho noticias en radio ni en tv. Por que me pongo del hígado. De todos modos te vas a enterar de lo que pasa por el mundo. Y así eres más feliz.

Drea dijo...

Hay algunos a los que se le debería lavar la boca con lejía. No lo digo por ti ni por el título de tu entrada. Despotrica como un bestia, que parece que es lo único que podemos hacer.

Kato dijo...

que feas las noticias!!!!!

Elena dijo...

Uf.... La verdad es que la situación es para tomársela en serio. Y cuando leo cosas de ésas, me sacan de quicio.... En fin....
No me gusta meterme en politiqueo... así que sólo te diré que yo tb desayuno leche fresquita, aunque con Nesquick (no me gustan los grumos del Cola Cao).... y una tostada con aceite, o un quesito de El Caserío.
Un beso

linkwithin

Related Posts with Thumbnails