domingo, 30 de diciembre de 2007

Mi historia con el movil.

Encuentre el suyo.

Yo era antimovil. ¿se acuerdan UDs. cuando los regalaban con la compra del supermercado? Yo ni los quería. No los necesitaba. Eso era antes... Antes de que cayera el primer ladrillo en mis manos. Era un Motorrolla, grande, pesado, imposible equivocarse con las teclas de grandes que eran y tres dedos de antena que hacían imposible que cupiera en ningún sitio.

Luego llegó un Mokia, el primer Mokia, que tenía una pieza intercambiable alrededor de las teclas para personalizar tu móvil... Guau! Que pasada! A ese le siguió otro, aun con antenita; un Triunf (creo que esa era la marca) pequeñito, se le jodian las teclas; Otro Mokia, el 3310, un buen ladrillo pero fornido, lástima que cada año se comía una batería, y luego cada 6 meses y luego...

Luego, yo que era antimóvil, me encontré comprándome uno, otro Mokia que me enamoran, el 3100, con la pantalla a colorines, que ilusion! Duró hasta que un día dijo que no conectaba con la red... Antes había pasado por mis manos un Alcatrel, pequeñito, se le jodían las teclas...


Entre prestados, me compré un Chony-Jerickson 610i, resultón. Duro. Mi primer móvil con cámara... UUUUH! y van y me regalan un Mokia 6288 pa' la empresa. ¿No querías café? Toma dos tazas.


Pero mi historia con el móvil no termina aquí. Nunca, nunca, nunca se dejen dos móviles en el techo del coche y arranquen sin recogerlos. No lo hagan porque a la primera curva cerrada que pillen, si no es antes, se caen del techo de su vehículo. Créanme. Lo tengo comprobado.

El 6288 quedó pal desgüace: literalmente despiezado. Afortunadamente el Chony aguantó, pero ese tuvo quedarse con la SIM del trabajo, ya que la mía personal, la del Mokia se jodió. Me había quedado sin teléfono y sin móvil. Así que yo, que era antimóvil, me vi pidiendo un duplicado de mi tarjeta prepago, para al menos no perder el numero por falta de uso o vayan Uds. a saber por qué; y una vez obtenida la nueva tarjeta a la feliz tarea de buscar un móvil en el mercado que cumpliera ciertos requisitos:


- A lo del bluetooth ya le había pillaod el gustillo

- A lo de la cámara tb - Lo de internet como que siempre me dio igual
- pero descubrí que había una serie de moviles con una cosa llamada symbian

- por supuesto debía ser Mokia


Evidentemente, de prepago o libres, los móviles que encajaran en mis anhelos no encajaban en mi bolsillo (¿de verdad no se han enterado a cómo esta la leche? la desnatada por las nubes. Es lo que tiene ser la 8ª potencia económica mundial por encima de Italia y tal y tal.... )


Y como ahora ya no regalan los móviles con la compra del hipermercado y llevaba casi como tres semanas incomunicado de amistades y similares, me pasé a contrato con los ojos puestos en un Mokia 6120.


La historia se resume en lo siguiente: si Ud. me tiene en su móvil, por favor, si quiere, llámeme o envíeme un sms, porque he perdido TODOS los contactos de la tarjeta SIM. TODOS. A cero. Me felicita la peña por SMS y tengo que, avergonzado, llamarles de vuelta y preguntar "con quien hablo, soy fulano". Si no les he llamado o no les he enviado un SMS, no piensen en otra cosa que no sea que la he vuelto a cagar (ya me conocen y saben que soy capaz de todo. De todo y mucho más!), que he perdido su numero, tan preciado para mi.

Si querían deshacerse de mi, no lo duden: Ahora es su momento ;)

3 comentarios:

magin dijo...

Tó esto pá peirme el moví?

Un saludo

Cachalote Comix dijo...

Parece que por fin soy libre, libre de ti je je je. Claro, que a mi no me suena que tuvieras mi móvil, pero vamos, que si lo quieres mándame un mail reclamándolo y yo te lo paso ;)

Un saludo y Feliz Año.

alkis dijo...

No he hecho la prueba empirica, pero teoricamente el mismo efecto techocoche-despedorre se produce con las camaras de fotos, llaves, tarta-para-la-cena-con-los-papis y otra serie de aparatos tecnologicos, ten cuidado.

Y no excedas con la cena!!, lo bueno es a cuantos mensajes no tendras que responder mañana

linkwithin

Related Posts with Thumbnails